Si bien una empresa puede generar suficientes ingresos para cubrir sus gastos habituales, con la actual situación ocasionada por la pandemia de COVID 19, varios empresarios y dueños de pequeños y medianos negocios se han visto afectados por medidas como el cierre temporal, o bien, por la considerable baja en ventas como resultado de la cuarentena.


En algunos casos es necesario recurrir a apoyo financiero como una medida temporal, y mientras es posible retomar las operaciones. En este sentido, existen opciones como créditos o tarjetas que pueden ayudar a solventar aquellos gastos que implican contar con mayor capital.

Inversiones para crecimiento, compra de maquinaria y pagos de nomina son algunos de ellos. A continuación, compartiremos contigo las diferentes opciones de servicios bancarios para pymes que pueden ser utilizados por las empresas para adquirir el capital que necesitan.

servicios bancarios

Crédito simple

Los créditos simples son préstamos que se ofrecen a mediano y largo plazo mediante un contrato. Puedes encontrarlos en todos los bancos y financieras que ofrecen créditos para pequeñas y medianas empresas. Otra de sus características, es que como “Pyme” puedes solicitar desde 100 mil y hasta 6 millones de pesos, según la institución financiera. Este tipo de crédito Pymes normalmente se utiliza para un fin específico y que requiere de un monto más extenso, por ejemplo, la compra para abastecimiento de inventario, la apertura de una nueva sucursal, renovación de maquinaria, etc.

Tarjetas empresariales

Otro servicio financiero al que puedes tener acceso para tu negocio, son las tarjetas de crédito empresariales, en las cuales existen dos opciones,  se te ofrece una línea de crédito o se liga a al crédito que solicitaste. Esta la puedes utilizar para aquellos gastos como el pago de servicios e insumos o disponer dinero en efectivo mediante un cajero automático. Mediante una tarjeta de este tipo puedes obtener desde 100 mil y hasta 2 millones de pesos.

Arrendamiento puro

El arrendamiento puro es un tipo de financiamiento que sirve para cuando se necesita adquirir solamente un bien específico. Mediante un contrato se establece el goce temporal de dicho bien a cambio de una renta que cubra los costos por el uso. Cuando el plazo termina el bien debe regresarse. Esta opción es más viable para la adquisición de herramientas como computadoras o vehículos ya que requieren de una constante renovación.

Arrendamiento financiero

El arrendamiento financiero también se maneja mediante un contrato que establece el uso y goce de un bien por un tiempo establecido; pero al término de este, es posible comprarlo por su valor residual (valor calculado con el valor original, la carga financiera y gastos extras). Puedes optar por este servicio si deseas adquirir una maquinaria o inmueble y tener la oportunidad de preservarla.

Factoraje

En esta opción puedes vender aquellas facturas por cobrar a una empresa dedicada al factoraje, quien se encarga de realizar el cobro y pagarte parte del valor total de dicha factura a la que se le restan gastos por el servicio (comisiones e intereses). Normalmente el factoraje sirve para que obtengas liquidez y puedas continuar con tus operaciones diarias. Cabe mencionar que hay limitantes para que decidan comprar tus facturas dependiendo del importe, plazo o la posibilidad de recuperación.

Crédito en cuenta corriente

Un crédito en cuenta corriente es un financiamiento de corto plazo que funciona para la obtención de capital de trabajo y ciertos gastos pequeños. Mediante este servicio financiero obtienes un saldo en una línea de crédito revolvente y puedes disponer del efectivo a plazos aproximados de 5 meses.

*La forma revolvente en un crédito significa que solamente debes realizar los pagos por la cantidad que estás utilizando o retirando.

Crédito refaccionario

El crédito refaccionario es específico para cuando se necesita un financiamiento con el fin de utilizarlo para la reparación o renovación de maquinaria e infraestructura que representa ser un activo fijo dentro de la compañía. Aquí puedes obtener hasta un 90% de la inversión que necesitas para ello a un plazo relativamente largo.

servicios bancarios

Ahora, conociendo algunos de los servicios financieros para pymes a los que puedes acceder, te recomendamos comparar distintas opciones de acuerdo a tus necesidades para que puedas tomar la mejor decisión.

Recuerda que la aportación de dinero es esencial para comenzar un negocio y aún más para poder solventar la operación continua y crecimiento que se pretende tener.

Si aún no te convencemos o tienes dudas déjanos un comentario, estaremos en contacto para resolverlas.