¿Qué es el outsourcing? 

Se puede traducir como subcontratación. Es una especie de esquema laboral mediante el cual una empresa terceriza el proceso y servicio de contratación a otra. 

¿Cómo saber si trabajas bajo subcontratación?

Si laboras para una empresa y tu contrato laboral no lo firma esa compañía, es probable que estés laborando bajo este esquema de subcontratación. 

¿Qué pasó con la subcontratación en México?

A partir del 1 de septiembre del presente año, entra en vigor la nueva reforma en materia de subcontratación, esta reforma cambia un total de 8 disposiciones legales como lo son: 

  • Ley Federal del Trabajo
  • Ley del Seguro Social
  • Ley del Infonavit
  • Código Fiscal de la Federación 
  • Ley del Impuesto sobre la Renta 
  • Ley del Impuesto al Valor Agregado
  • Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, así como su Ley Reglamentaria. 

La mayoría de los cambios se concentraron en la Ley Federal del trabajo, sin embargo es importante mencionar que tendrá muchas repercusiones en ámbitos fiscales y de seguridad social. Pero, ¿qué significa que entrara en vigor? significa que a partir de esta fecha, las empresas ya tuvieron que haber incorporado en su nómina a los empleados que tenían bajo el esquema de subcontratación y debieron haber realizado contratos laborales que formalizan la relación laboral. 

A partir de este acervo de reformas, se logró prohibir la subcontratación de personal, esto es que ninguna persona (física o moral) proporcione o ponga a disposición trabajadores propios en beneficio de otros. 

Asimismo, las agencias de empleo que comúnmente han intervenido en la contratación podrán participar en el reclutamiento, pero jamás se les tomará en cuenta como patrones. Dentro de este marco de reformas, es importante señalar que los servicios especializados se salvaron de la absoluta prohibición. Es decir, la subcontratación de servicios u obras especializadas que no formen parte del objeto social de la empresa, de sus actividades económicas preponderantes estarán permitidas, con la condición de que estén registradas en el padrón público que estará a cargo de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).

También, las empresas que ofrecen servicios especializados tienen que haberse registrado en el Registro de Prestadoras de Servicios Especializados y Obras Especializadas (REPSE). Además, si al día de hoy se pretende simular la prestación de servicios especializados o su ejecución sin el registro ante el REPSE, los responsables podrán ser acreedores a  altas multas, que van desde los 179,240 pesos a los 448,100 pesos, sin dejar de mencionar que es clasificado como un delito con pena de hasta 13 años en prisión. 

Lo que busca la reforma es proteger al trabajador y evitar simulaciones de empresas mexicanas contratando a empleados mexicanos a través de un tercero. Pero sí está permitido que una mexicana contrate a talento internacional mediante esta figura. Cabe resaltar que internacionalmente, el outsourcing sigue siendo un esquema útil, pues no entra la jurisdicción mexicana. 

Implicaciones y consecuencias.

La reforma, a lo que refiere al trabajador, es muy beneficiosa, pues les da certeza legal y les garantiza su seguridad social, así como otros derechos. También asegura el reparto de utilidades, el reconocimiento de la antigüedad y sobre todo la cotización ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con su salario real. 

Una desventaja para los empresarios, es que no todas las compañías cuentan con los recursos e infraestructura necesarios para cumplir con la reforma y contratar directamente a los empleados. A pesar de que la reforma apenas ha entrado en vigor, y es muy poco el tiempo de su existencia, se estima que esto abrirá el camino de la informalidad en México.

Dentro de otras consecuencias, la reforma laboral obligó la creación de los registros patronales, ocasionando que el número de empresas registradas en el IMSS se disparara. Para Julio de este año, se superó el nivel previo a la pandemia en 23,410 inscripciones, y se contabilizaron en total un millón 28,757 empleadores. Las y los empresarios se vieron en la necesidad de crear empresas nuevas para distribuir las actividades y poder ser consideradas especializadas. Y, aunque existan mayor número de empleadores, no quiere decir que sean nuevas fuentes de empleo. 

¿Cómo salir a salvo de esta reforma?

Si laboran bajo el esquema de la subcontratación es importante que tomes en cuenta lo siguiente: 

  • Revisar el objeto social de manera exhaustiva para no caer en equivocaciones accidentales y ser acreedor a una multa. Tener el objeto social delimitado y completo para el tipo de actividad que realizará. 
  • Registrar ante el REPSE las empresas que desempeñarán servicios y obras especializadas. 
  • Protegerte a la empresa y a los trabajadores formalizando las relaciones laborales con los contratos respectivos.
  • Revisar a tus proveedores, que cumplan con todos los requisitos y disposiciones legales. 
  • No olvidar que siempre debemos tener una cultura de empleabilidad bajo el marco de la legalidad, cumpliendo y respetando con los derechos de los trabajadores.