Al día de hoy, y desde hace algunos años, el fedatario ha fungido como un auxiliar en la recaudación fiscal. Además de las funciones que se precisan en las vigentes leyes fiscales, también se les imponen deberes y actividades de carácter formal, tendientes a colaborar con la autoridad fiscal, como lo es la inscripción de personas morales en el Registro Federal de Contribuyente  (RFC) a través de medios remotos.

Desde hace casi 20 años, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) implementó a través de una reforma, el “esquema de inscripción en el RFC de personas morales a través de fedatario público por medios remotos”. Este esquema permite que cualquier persona moral que se constituyó ante fedatario pueda ser inscrita al RFC por el fedatario que realizó su acta constitutiva, vía telemática e inmediata, a través del portal de internet del SAT. Esto implica que al momento de la constitución (firmar el documento) se emita la constancia de situación fiscal de la persona, incluyendo su clave y cédula respectiva sin necesidad de acudir a las oficinas del SAT a través de cita. 

La regulación de las plataformas electrónicas han permitido este tipo de prácticas y ahorros de tiempo y dinero. Actualmente basta con que se solicite al fedatario o intermediario este tipo de inscripción para que se lleve a cabo, claro que siempre y cuando se cuente con la documentación correcta y completa. 

Las ventajas para las y los contribuyentes y el fisco son incuestionables. Por mencionar pocos, se da cumplimiento inmediato a su obligación de inscribir en el RFC, aligera la carga de trabajo de las oficinas del SAT permitiendo designar ese gasto a otras actividades; permite a las empresas iniciar sus actividades a la brevedad posible (desde abrir cuentas bancarias a obtener su e-firma), aumenta la competitividad en el mercado mexicano, evita riesgos a la salud debido a la actual pandemia, entre muchas otras ventajas. 

Es beneficioso que las personas morales sean asesoradas y cuenten con la guía de un perito en Derecho al realizar este trámite de forma segura, eficaz e inmediata, aunque en ocasiones tal procedimiento se obstaculiza cuando funcionarios niegan la recepción de tal documentación. De tener que señalar desventajas, únicamente se podrían mencionar algunas que quedan a cargo del fedatario. 

¿Cómo se faculta a los fedatarios a realizar esta actividad? A través del artículo 23 del Reglamento del Código Fiscal de la Federación:

Artículo 23.- Para los efectos del artículo anterior, las personas morales residentes en México presentarán su solicitud de inscripción en el registro federal de contribuyentes en el momento en el que se firme su acta o documento constitutivo, a través del fedatario público que protocolice el instrumento constitutivo de que se trate, incluyendo los casos en que se constituyan sociedades con motivo de la fusión o escisión de personas morales.

Las personas morales que no se constituyan ante fedatario público, deberán presentar su solicitud de inscripción dentro del mes siguiente a aquél en que se realice la firma del contrato, o la publicación del decreto o del acto jurídico que les dé origen.

[…]

A pesar de esto, la Miscelánea Fiscal ha establecido que este esquema de inscripción es voluntario y opcional para los fedatarios, pues como se menciona, mezcla una serie de cargas y costos que la totalidad de los fedatarios no pueden asumir.

¿Qué ha pasado con este esquema de inscripción el último año? La autoridad fiscal está facultada para desincorporar de este esquema a los fedatarios que han inscrito personas morales de las cuáles no dieron fé. En este sentido, el pasado 21 de septiembre, el SAT comunicó una lista de 1,022 fedatarios que no presentaron su aviso de renovación al referido esquema, desincorporando de esta facultad a todos los integrantes del listado. La anterior obligación la impuso la Miscelánea 2021 durante los meses de Junio y Julio pasados. Al ser un esquema voluntario, algunos fedatarios decidieron no renovar la incorporación. 

¿Cómo ha evolucionado esta situación? El pasado 12 de noviembre, la autoridad emitió un decreto donde se establece que:

[…]

IV.      Queda sin en efectos el esquema de incorporación al Registro Federal de Contribuyentes a través de fedatario público por medios remotos.

[…]

Dicho decreto comenzará su vigencia a partir del 1 de enero de 2022. Lo que deriva en que a partir del inicio del siguiente año, ningún fedatario podrá inscribir a personas morales por medios remotos en el RFC. Situación que a la fecha ha ayudado a miles de empresas a iniciar sus operaciones y daba certeza, mayor control, orden y competitividad al mercado. 

Esto se abordará en una mayor saturación en las citas del SAT, en mayores requisitos al querer realizar la inscripción de manera independiente, en una enorme incertidumbre para las y los emprendedores al momento de realizar el trámite, en un considerable incremento de gasto por parte de las oficinas de SHCP, en una interminable espera para conseguir una cita y dar de alta a las empresas. Ahora sí, las desventajas inundaron la situación. 

Por ello, si eres un emprendedor o emprendedora que busca su constitución de manera rápida y efectiva, evitando largos meses de espera para una cita en el SAT, te recomendamos considerar la anterior información y realizar ese trámite lo antes posible.