La pandemia de este 2020 vino a modificar todos nuestros planes, sobre todo en materia económica. Miles de personas han visto como sus ingresos se reducen ante el parón económico que sufrimos en casi todo el año, algo que afectó en los pagos como la tarjeta de crédito empresarial.  

Si te preguntas qué pasaría si no pagas tu tarjeta de crédito aquí encontrarás toda la información necesaria para bajarle al estrés, dimensionando las consecuencias reales de incumplir con tus pagos. Pero antes, no te preocupes, todo tiene solución. 

¿Qué pasa si no pago mi tarjeta de crédito?

Lo primero que debes saber son las consecuencias de no pagar tu tarjeta de crédito. La más factible es que se generarán intereses y comisiones por pago tardío, a eso le sigue una mancha en tu historial crediticio, y hasta puedes adquirir un aumento en la tasa de interés.

Esas son 4 diferentes etapas que puedes esperar si no cubres tu adeudo:

Después de tu fecha límite de pago y hasta 29 días después

Normalmente en este punto puedes esperar una llamada en las 24 horas posteriores a tu fecha límite, para preguntar sobre el adeudo que se acaba de registrar y, generalmente, se hace en un tono cortés, pues se asume que pudiera tratarse de un olvido.

Después de 72 horas

Aquí la cosa comienza a ponerse seria pues muchas instituciones optar por suspender todas las autorizaciones de nuevas compras y es posible que tu tasa de interés sufra un cambio nada agradable moviéndose a una tasa más alta (asignada a los clientes más riesgosos). También es posible que se te apliquen cargos por cobranza.

Después de los primeros 30 días

La cosa ya es en serio pues la institución comenzará con las clásicas llamadas de servicio que tienen el objetivo de recordarte que debes hacer el pago, además, querrán conocer las razones del porqué no lo has hecho. 

Lo normal es que te inviten cordialmente a pagar, por lo menos, el mínimo; todo esto se reporta al Buró de Crédito como: atraso de 1 – 30 días.

Después de los primeros 60 días

En este punto debes esperar que las llamadas se vuelvan más frecuentes y, desde este momento hasta que pagues, contactaran a tus referencias para hacerles saber que les debes. Aunque puede ser molesto, la institución financiera hace esto para presionar y convencerte de pagar cuanto antes. 

Recuerda que a estas alturas, el banco está en su libertad de contactar un despacho de cobranza que lo apoye en su recaudación.

Después de los primeros 90 días

A partir de ese momento la institución ya reporta la situación al Buró como una cuenta que puede causar quebranto. A esto se le llama Signo Rojo. 

Por su parte el despacho de cobranza redoblará esfuerzos y se intenta contactar por todos los medios posibles (a ti y a tus referencias) y las llamadas serán todo el día.

Después de los primeros 120 días

Tres meses después de caer en impago de tus tarjetas empresariales, los intentos para cobrar estarán al máximo de su capacidad y, en los peores casos, la institución puede vender la cartera al despacho de cobranza, ya que es tomado como pérdida.

Esto se vuelve un problema pues el nuevo acreedor (el despacho de cobranza) tiene maneras de cobrar que muchas veces no son muy amables y pueden caer incluso en lo indebido y molesto. 

¿Te pueden embargar por no pagar?

Aunque sí puedes sufrir un embargo, para que esto ocurra necesitan demandarte en un juicio mercantil y ganarlo en los tribunales. Considera que embargar a un tarjetahabiente no es una práctica común en el caso de las tarjetas de crédito.

¿Puedo ir a la cárcel por no pagar?

No. Así de simple es la respuesta pues no importa cuánto debas o con qué banco o tienda departamental tengas el compromiso de pagar; recuerda que por deudas de carácter civil no puedes ir a la cárcel (Artículo 17 de la Constitución).

Recuerda que al adquirir una tarjeta de crédito empresarial o de cualquier otro tipo es un compromiso que debes cumplir con responsabilidad. 

Te imaginas que tú prestas dinero y no te quieren pagar, eso mismo pasa con las instituciones, por eso es importante que la deuda que adquieras siempre estés seguro de poder cubrirla. Recuerda que caer en impago no solo será molesto, también afectará tu historial crediticio de por vida.